EL OTOÑO Y LA PODA

Día a día van cayendo las hojas de los árboles

en un otoño que abraza ya la Tierra entera.

Sentimos miedo. Miedo por los seres queridos

hospitalizados, que sufren

y sienten el aliento de la muerte deslizarse junto a ellos.

Miedo por nosotros mismos,

porque nadie sabe qué será de él las próximas horas.

Miedo por la humanidad entera,

Dividida entre los que ya han sufrido esto

pero viven con el miedo en sus miradas,

los que lo estamos sufriendo,

y los que inconscientemente juegan con su suerte

y la de todos,

poniendo a los demás en gravísimo peligro.

Las hojas caen…

Cada día hay más árboles afectados,

más países que se suman a la lista

de los zarandeados por este viento implacable.

Soñamos con la primavera

y entendemos ahora que quizás tendríamos que haber hecho

cada año una poda,

para que esto nos pillase preparados a todos como sociedad.

La poda de los gastos inútiles, del tiempo perdido

en selfies de autobombo, falsos por fuera y por dentro,

de los “no” que dijimos a otros cuando solo querían

estar con nosotros un rato.

La poda del egoísmo y del individualismo.

Auxi Barrios 24/03/2020